Brugal 1888

Ron Brugal 1888

La historia de Brugal se remonta al s. XIX, cuando el joven estado dominicano empezaba a despertar en el proceso industrial de uno de los productos más emblemáticos del Caribe: el ron. A mediados de este siglo, Don Andrés Brugal Montaner, ciudadano español originario de Sitges que había emigrado a Santiago de Cuba, se traslada a República Dominicana para establecerse finalmente en Puerto Plata, donde funda la compañía que lleva su nombre: Brugal & Co.

Desde su fundación en 1888, Brugal & Co, ha estado presente en el desarrollo industrial dominicano, abarcando una gama empresarial diversificada, dinámica y sólida. Actualmente, Ron Brugal es una de las marcas más emblemáticas de su entorno geográfico y con una alentadora expansión internacional.

El entusiasmo, la constancia y la vocación de calidad, que caracteriza a todos sus productos, han hecho de Ron Brugal un grupo empresarial que se ha ido consolidando hasta convertirse en una institución líder en la República Dominicana. Gracias a ello Brugal, además de ser una firma de larga tradición familiar, lleva con orgullo el apellido dominicano, representando a este país con la excelencia y la tradición de sus rones.

Su compromiso con la sociedad dominicana, llevó a la Familia Brugal a poner en marcha hace más de 18 años la ‘Fundación Brugal’. Esta entidad, sin ánimo de lucro, lleva a cabo diversos programas en el ámbito de la educación, la salud y la conservación del patrimonio natural, entre otros, dirigidos a mejorar las condiciones de vida de los más desfavorecidos en la Republica Dominicana.

A lo largo de sus más de ciento veinte años de historia, la marca ha ido creciendo y fortaleciéndose conservando la tradición, autenticidad y calidad con la que empezó.

Hoy en día, la producción de Ron Brugal asciende a 75.000 litros diarios y se posiciona como la tercera marca dentro del mercado internacional del ron. Asimismo, compite exitosamente con las grandes corporaciones del sector de bebidas espirituosas. De hecho, en 2009 la compañía Brugal vendió 5 millones de cajas de 12 unidades y alcanzó el 89% de cuota de mercado en la República Dominicana.

Paralelamente, y según las diferentes organizaciones que miden a la industria licorera mundial, la empresa Brugal & Co. ocupa el puesto 16º entre todas las productoras de bebidas espirituosas a nivel mundial.

Ron Brugal representa una parte importante de lo que hoy se denomina “Marca País”, por haber sido un agente activo en el desarrollo industrial dominicano. En la República Dominicana, Ron Brugal es un símbolo nacional, icono de calidad y autenticidad, una excelente representación de la vida caribeña. Estos valores son los que Brugal pretende transmitir a través de sus productos.

España es uno de los grandes mercados de referencia para la marca dentro a nivel internacional, ya que es el país europeo en el que más ha crecido el consumo de Ron oscuro revelándose como una interesante alternativa al whisky. Gracias, principalmente, a su sabor más suave y a su versatilidad frente a los whiskies estándar, lo que le convierte en un espirituoso más fácil de beber para disfrutar sólo, combinado con refrescos, zumos, o en cócteles.

Desde 1888 y durante más de 120 años, la marca ha ido creciendo junto a la Familia Brugal cuyos miembros se han convertido, generación tras generación, en una saga de amantes y artesanos expertos en la elaboración del mejor ron. Los Maestros Roneros siempre han pertenecido a la Familia Brugal y aún hoy cuidan personalmente del proceso de elaboración de sus rones, mimando cada una de las etapas e incorporando siempre su sello personal.

En la actualidad, D. Fernando Ortega Brugal, D. Franklin Báez Brugal, D. Guillermo Abbot Brugal, D. Miguel Ripoll y D. Gustavo Ortega Zeller Brugal, de la cuarta y quinta generación de la Familia Brugal, son quienes continúan la tradición como Maestros Roneros y expertos conocedores de los rones Brugal.

El cuidado, por todos y cada uno de sus productos, ha llevado a la Familia a convertir en un orgullo el hecho de que todo el proceso de elaboración se realice en República Dominicana: desde el cultivo de la caña de azúcar a la confección de las melazas, pasando por el proceso de destilación en San Pedro de Macorix, hasta el envejecimiento y maduración en la planta de producción de Puerto Plata. De esta forma siempre se garantiza la máxima calidad en cada botella.

Los Maestros Roneros de la cuarta y quinta generación de la Familia Brugal han trabajado durante años, bajo el más estricto secreto, en la elaboración de un líquido excepcional: Brugal 1888, sin duda su aportación más personal al legado de toda una saga. En Brugal 1888 se ha conseguido aunar de manera exquisita la experiencia y tradición en la elaboración de los mejores rones y la sofisticación del gusto existente en los consumidores actuales. El resultado es un ron único, de estilo contemporáneo y gran personalidad. Sin duda, un ron de clase mundial.

Brugal 1888 es un resultado perfecto de la ecuación tiempo, pasión y experiencia de cinco generaciones de Maestros Roneros. Su elaboración artesanal se inicia con una doble destilación seguida de una cuidada selección de los mejores rones que se someten a un doble proceso de añejamiento. Es necesario que en una primera etapa, estos rones envejezcan en barricas de roble blanco americano (Quercus Alba) de tostado medio y, posteriormente, continúen su añejamiento en barricas de roble europeo (Quercus Robur) que previamente han sido utilizadas para el añejamiento de vinos de Jérez.

Otra de las claves que confieren a Brugal 1888 su carácter único, es la particular disposición de las barricas en las que se envejecen los rones que se emplean de manera exclusiva para su elaboración. En este caso, las barricas se colocan en posición horizontal, lo que permiten que durante el proceso de añejamiento, el líquido esté en contacto permanente con la madera permitiendo que el ron adquiera unas características de color, olor y sabor muy específicas. Brugal cuenta con una bodega destinada exclusivamente para albergar las barricas así colocadas que se agrupan en lotes de 68 unidades de las que se puede obtener un máximo de 14.000 botellas.

Estos cuidados extraordinarios conducen, de manera natural, a que el nacimiento de Brugal 1888 tenga lugar como edición anual limitada, lo que permite garantizar siempre la máxima calidad. La exclusividad del producto se refleja a través de una etiqueta situada en la parte frontal de la botella que indica la fecha y el número de lote de las barricas en las que ha envejecido el ron. Además, cada partida aparece rubricada por cada uno de los Maestros Roneros, avalando así su autenticidad.

Notas de Cata: Brugal 1888
A la vista destaca por su color ambarino oscuro, brillante y limpio.

En nariz su aroma y bouquet son exquisitos, símbolo de su evolución en el tiempo a través de un envejecimiento reposado y la mezcla perfecta de sabores de variada procedencia. De fascinante complejidad, con notas especiadas, toques a chocolate, a café tostado, canela y otros frutos secos.

En boca se presenta agradable, suave y con cuerpo. Su acabado tiene notas a caramelo toffee, madera y regaliz. Brugal 1888 deja un postgusto ligeramente dulce, persistente y un sabor sublime que denota la perfección de este ron.

El precio de la botella de Ron Brugal 1888 de 70cl es de 46.95 euros.

Más información: Brugal 1888


Deja tu opinión

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *